El Supremo de Estados Unidos decidirá sobre la inmunidad de Trump en el caso de la injerencia electoral | Elecciones USA

El Supremo de Estados Unidos decidirá sobre la inmunidad de Trump en el caso de la injerencia electoral | Elecciones USA
El Supremo de Estados Unidos decidirá sobre la inmunidad de Trump en el caso de la injerencia electoral | Elecciones USA

El Tribunal Supremo acordó este miércoles que decidirá sobre si al expresidente Donald Trump le asistía la inmunidad presidencial cuando trató de revertir el resultado electoral de las elecciones de 2020, una derrota ante Joe Biden que se negó, y aún se niega, a admitir. En la práctica, el anuncio del tribunal supone una victoria para la estrategia legal de Trump y conlleva un nuevo aplazamiento en el inicio del juicio que se sigue contra el magnate en Washington por los hechos que desembocaron en asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

El plan de la defensa de Trump pasa por dilatar al máximo los cuatro procesos que tiene pendientes con la justicia, en los que se enfrenta a 91 delitos. Lo ideal para sus abogados es que se retrasen tanto que lleguen antes las elecciones del próximo mes de noviembre, en las que todo indica que Trump se enfrentará de nuevo a Biden en su intento de regresar a ka Casa Blanca cuatro años después.

En un breve escrito, el Supremo anunció que escucharía los argumentos de ambas partes durante la semana del 22 de abril y que después emitiría su veredicto. Si el Supremo le da la razón, los cargos serán desestimados. Si no, el proceso, que amenaza con prolongarse durante meses, podría seguir adelante. La jueza de distrito Tanya Chutkan, con sede en Washington, había programado originalmente la primera vista del juicio para este 4 de marzo, el próximo lunes.

En la breve orden del Supremo, los nueve magistrados, seis de ellos conservadores, tres de los cuales fueron designados en el tiempo de Trump en la Casa Blanca, se puede leer: “[Decidiremos] Si, y en caso afirmativo, en qué medida un expresidente disfruta de inmunidad presidencial en a un proceso penal por una conducta que presuntamente involucra actos oficiales durante su mandato”.

Un panel de tres juezas del Tribunal de Apelaciones del Circuito de Estados Unidos para el Distrito de Columbia falló el pasado 6 de febrero en contra de la aspiración de inmunidad de Trump. También le dieron tiempo a los abogados del magnate para presentar una solicitud de emergencia ante el Supremo que impidiera que la decisión entrara en vigor.

Separación de poderes

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La defensa sostiene que como presidente tenía inmunidad total y que esta daba cobertura a cualquiera de sus actos. Según esa argumentación, la inmunidad emana del principio fundamental de la separación de poderes, y es el antídoto perfecto, dice esa teoría, de que la justicia no se use con fines partidistas. Los jueces del Supremo tendrán que decidir, entre otras cosas, si esos intentos de interferir en las elecciones pueden entrar en la categoría del desempeño normal de la labor de presidente.

“A efectos de este caso penal, el expresidente Trump se ha convertido en el ciudadano Trump, con todas las defensas de cualquier otro acusado penal. Pero cualquier inmunidad ejecutiva que pudiera haberle protegido mientras ejercía como presidente ya no le protege contra esta acusación”, decía la sentencia de 57 páginas del tribunal de apelaciones en su introducción. “Sería una paradoja sorprendente que el presidente, que tiene el deber constitucional último de velar por el fiel cumplimiento de las leyes, fuera el único cargo capaz de desafiarlas impunemente”. (…) “No podemos aceptar que el cargo de la presidencia sitúe a sus antiguos ocupantes por encima de la ley para siempre”.

Los letrados de Trump también reclamaron inmunidad en el caso de los papeles clasificados que el FBI encontró en un registro en Mar-a-Lago, su mansión en Palm Beach (Florida) después de que el expresidente los retuviese indebidamente. Estaban llenos de secretos que afectaban a la seguridad nacional, pero los abogados argumentan que su cliente tenía derecho a llevárselos de la Casa Blanca porque esa decisión la tomó en sus últimas semanas en el cargo. El inicio de ese juicio, salvo previsible retraso, está fijado para finales de mayo en Florida. El equipo legal del expresidente también airea habitualmente a la queja de que tanto juicio amenaza con interferir en la campaña presidencial, que entra en su apogeo tras el verano, y que Trump pasará, seguramente, entre el banquillo y el estrado del mitin.

Siga toda la información de las elecciones en Estados Unidos en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_